En esta ocasión, nos adentramos en la aventura de Hernán Cortés, y la conquista de México. Episodio indudablemente rodeado de polémica, y más en los últimos tiempos, con motivo de la reciente petición de disculpas del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hacia el Rey de España, debido a lo acaecido durante dicha conquista.

ConquistadorNarrado en un estilo similar al de una novela, esta obra nos muestra el viaje de Hernán Cortés desde la actual Cuba, hacia la costa mejicana, la fundación de la actual ciudad de Veracruz (con el nombre original de Villa Rica de la Vera Cruz), y su entrada en el territorio interior mejicano, y su contacto con Moctezuma, así como los posteriores hechos que desembocaron en la conquista de tales territorios.

El ritmo es muy trepidante, y la verdad es que la lectura se hace tremendamente amena. Creo que está narrado con un extraordinario nivel de detalle y de rigor histórico, y en el cual se citan los hechos perpetrados, tanto por Hernán y sus huestes, como por los aztecas.

Hernán se muestra como una persona extremadamente hábil en la política, como demuestra el hecho de que fue capaz de conquistar al formidable imperio Azteca, con menos de dos mil hombres, gracias a las alianzas creadas con otros pueblos indígenas, y que sufrían la tiranía de los Aztecas. Este es un hecho decisivo que normalmente se suele obviar al hablar de la conquista de Hernán Cortés.

La conquista de México puede considerarse como una de las expediciones militares más sorprendentes de la historia, comparables a las realizadas por Alejandro Magno, por la magnitud del territorio e imperio conquistado, así como por los episodios que en ella se sucedieron.

No voy a blanquear las acciones de Hernán Cortés en su conquista; por supuesto que se cometieron hechos terribles, pero también hay que puntualizar varias cosas:

  • En todas las conquistas realizadas en la historia de la humanidad se han producido hechos lamentables, principalmente sobre la civilización conquistada. En España se han sufrido varias, y esto también lo hemos experimentado nosotros.
  • Estoy en contra del término general de Descubrimiento de América; indudablemente, y por motivos obvios, es más correcto el de Conquista de América.
  • El imperio conquistado en este caso, los Aztecas, no era precisamente un pueblo ejemplar, el cual cometía con una frecuencia habitual sacrificios humanos, entre otras tropelías, tanto hacia sus ciudadanos, como sobre todo, hacia los pueblos sometidos.
  • Y lo más importante, sin dejar de lamentar tales hechos, no se pueden juzgar hechos del pasado, con los ojos de hoy. El mundo evoluciona, afortunadamente, y los hechos del pasado se cometían bajo otra perspectiva. La historia, afortunadamente, aunque no en todos los casos, nos hace aprender.

En resumen, se trata de un libro excepcional, que podéis encontrar aquí.

Deja un comentario