La criminalista Rebeca Dorado, durante un período sabático auto-impuesto en la isla de Menorca, es requerida por una mujer para investigar la reciente muerte de su marido, habiendo sido cerrado el caso de su investigación por la Guardia Civil, como un caso de ahogamiento. A través de su investigación, se ve inmersa en una trama relacionada con el espionaje internacional, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, trama en la que ella misma se ve también involucrada.

El ladrón de secretosLa novela es muy interesante; la ambientación en Menorca creo que está muy bien hecha, así como, creo, la documentación de la autora acerca del funcionamiento de ciertas áreas de la Guardia Civil. El final de la trama es relativamente imprevisto, y la verdad es que la sensación final es buena. En conjunto, creo que se trata de un muy buen trabajo que, por lo que tengo entendido, se extiende en forma de una trilogía, que en un futuro trataré de leer.

En relación al desarrollo de la novela, echo en falta ahondar un poco más en los personajes; creo que se podría haber profundizado en ellos, y en la relación que mantienen en su conjunto, y esto habría hecho la novela mucho mejor. En algunos puntos parece que la historia tiene muy poca profundidad.

Como detalle negativo, creo que el trabajo no se ha revisado lo suficiente: existen multitud de faltas de ortografía, y los signos de puntuación no se han utilizado correctamente: por ejemplo, no es lo mismo un guion normal (el signo ‘-‘) que la raya (el signo ‘—’); debe utilizarse esta última para delimitar lo hablado por los protagonistas.

Salvando estos dos puntos (sobre todo el último), tengo que decir que la novela me ha gustado. Podéis encontrarla aquí.

Deja un comentario