En esta ocasión, Arturo Pérez-Reverte nos ofrece las vivencias del reportero de guerra  Barlés, y el cámara Márquez, en la Guerra de los Balcanes, en la década de los 90. El propio Arturo estuvo desplazado allí como reportero (todavía recuerdo sus crónicas en TVE), por lo cual esta novela debe reflejar una parte importante de sus experiencias.

Por distintas razones, soy un seguidor de Arturo, tanto a nivel periodístico (labor que dejó hace años, aunque sigue escribiendo artículos habitualmente), como de sus obras, y en distintas entrevistas que he podido escuchar de él, ya anticipaba el contenido de esta novela.

Territorio comancheSe citan también de forma esporádica referencias a reporteros de guerra reales, como Alfonso Rojo, Manu Leguineche, y otros. No sé hasta que punto este libro se basa en experiencias reales,  seguramente adaptadas a la presente historia, pero la verdad es que la sensación de realismo está muy presente.

Después de una serie de novelas de otra temática distinta, como la histórica (El húsar, La sombra del águila, de la cual ya hablé recientemente), la de misterio (El club Dumas, La tabla de Flandes, todas ellas muy bien documentadas), en este caso el giro ha sido radical. Por lo que he leído del autor, no es una obra típica de él.

Se trata de una novela corta, que se lee muy rápidamente. El estilo narrativo, como viene siendo costumbre en este autor, tiene una carga humorística importante, aunque retrata también muy bien la crudeza de los escenarios que describe, y las consecuencias que la guerra suele tener en aquellas personas que más la sufren, y que suelen ser quienes menos responsabilidades tienen sobre ella.

En conclusión, tengo que decir que no es la novela del autor que más me ha gustado.

Podéis adquirirlo aquí.

Deja un comentario