Recibí recientemente este libro como regalo, debido a que decidí hace un par de años convertirme al vegetarianismo de manera progresiva. Estuve aproximadamente durante un año reduciendo mi consumo de carne a una vez por semana aproximadamente, con el objetivo de reducirlo totalmente. La mayor dificultad que encontré era principalmente cuando salía de casa, ya que creo que es la mayor dificultad actual que existe, la del aspecto social, ya que no es fácil cumplirlo cuando comes en casa de familia o amigos, y no digamos ya en muchos restaurantes. Tiempo después, al ver por televisión un documental de un conocido programa televisivo, sobre la situación lamentable y vergonzosa en la cual se encontraban animales criados (no sé si criados es la palabra adecuada) en una granja para consumo humano, decidí dar el salto, y eliminar el consumo de carne de mi dieta.

Vegetarianos concienciadosDe esto hace ya un año, periodo en el cual no he vuelto a comer carne, salvo en alguna excepción, y por causas ajenas a mí. La verdad es que estoy contento; me encuentro mucho mejor, y mis digestiones, que me han castigado durante toda mi vida, ahora mismo son de lo más plácidas. Sigo tomando lácteos y huevos; quiero eliminar paulatinamente el consumo de los primeros, pero no de los segundos, ya que me he embarcado recientemente en la cría de gallinas (lógicamente, en condiciones de bienestar para ellas), con el objeto de consumir sus huevos. Y lo más importante, cuando comes en casa de amigos o familia, ya están concienciados de tu nuevo estilo de alimentación, y suelen colaborar con ello. Con el paso del tiempo, vas conociendo además restaurantes donde puedes comer sin ningún problema.

Centrándonos en el libro, me ha resultado bastante interesante. De hecho, aprovechando las fiestas navideñas, me lo leí en un día; tiene unas doscientas páginas, y la verdad es que la lectura se hace muy amena. La autora es (o así me lo parece a mí) vegana, y además bastante radical en sus planteamientos. Creo que, por otra parte, si decides dar este paso, debes ser radical; aquí creo que no debe haber medias tintas. En él expone los distintos motivos por los cuales se puede decidir tomar la opción de esta conducta (motivos religiosos, éticos, de sostenibilidad, de salud, etc.), aparte de hablarnos de los supuestos problemas de salud que pueden existir al tomar esta decisión que, como he podido comprobar por mi experiencia personal, no son tales.

Se incluyen también directrices para mantener una dieta de este tipo, con tablas de alimentación semanales, recetas fáciles, consejos, etc. Creo que con este libro, sinceramente, te puedes embarcar en esta aventura. Imprescindible ir acompañado de vitamina B12.

Por otras críticas u opiniones que he leído de este libro, es una especie de continuación de otro anterior, denominado Vegetarianos con ciencia; varias de ellas incluso dicen que es bastante más completo que este nuevo, que no hace más que repetir muchos conceptos expuestos en el anterior. A mí personalmente este libro me ha gustado, y ha hecho que me esté planteando adquirir el primero, que parece que contiene más información; una vez que lo haga y lo lea, publicaré mi comentario al respecto.

Por último, la autora posee un blog, Dime qué comes, donde escribe artículos de forma periódica, y que me ha parecido también bastante interesante y recomendable.

Podéis encontrarlo aquí.

Deja un comentario