Leí de niño esta novela de niño, al menos una versión reducida, creo recordar de la editorial Bruguera (Colección Historias Selección), y siempre la he recordado como una de las mejores aventuras que he leído en mi vida. Posteriormente, ha habido alguna adaptación cinematográfica, que sinceramente y según mi opinión, no llegó a la altura del recuerdo que tenía de la misma.

Voyage au centre de la TerreAhora, me decidí a leerla en francés (al igual que otras obras del mismo autor que ya están en mi lista de espera), principalmente para mejorar mi aprendizaje de este idioma, aparte de rememorar esta historia tan entrañable para mí de la infancia.

Creo que todo el mundo conoce el argumento de esta novela: de forma casual, Otto Lindenbrock y su ayudante Axel, encuentran un extraño mensaje escrito en runas antiguas, y una vez consiguen descifrarlo, comprueban que se refiere a las indicaciones para acceder al centro de la Tierra, a través del volcán Sneffels, en Islandia, extinto desde hace al menos unos 900 años.

Se embarcan entonces a un viaje a Islandia, y con la ayuda de Hans, un nativo islandés contratado para ayudarles en la expedición, encuentran la supuesta entrada hacia el centro de nuestro planeta. Se dirigen a ella, y aquí es donde empieza la aventura verdadera.

La historia, con el paso del tiempo desde que la leí hace ya bastantes años, me ha resultado cambiada en muchos detalles, aunque lógicamente, no en el aspecto global. Me llega a parecer un tanto repetitiva en algunos momentos, que creo que precisamente se encontraban ausentes de la citada edición que yo leí de niño. En conjunto es, no obstante, una lectura amena y recomendable.

Mi nivel actual de francés es bastante básico, pero he sido capaz de leerla de forma bastante satisfactoria, aunque lógicamente, con multitud de consultas en el diccionario. La mejora que he experimentado ha sido bastante notable, que, junto al hecho de haber leído el libro, me ha resultado tremendamente positivo.

Podéis encontrarlo aquí.

Deja un comentario